Editorial
Editorial
11-03-2010

Los malos efectos colaterales de las buenas acciones

“No habrá más atún rojo en nuestras cartas”. Rotunda la decisión de la cadena de restaurantes de lujo Relais & Châteaux que borra un producto estrella de su carta en pro a la conservación y protección del medio marino. Pues la exquisitez del atún rojo amenaza con desparecer si desde el sector pesquero no se garantiza una pesca sostenible de la preciada especie. ¡Vaya! yo creía que esto es lo que se venía haciendo, que los primeros interesados en que el atún rojo no desaparezca son las grandes compañías que están haciendo fuertes inversiones para cuidar aquello a lo que se dedican. Respetando todas las regulaciones impuestas sobre la pesca de la polémica especie. Un sector profesional vulnerable en eterna lucha contra la pesca ilegal.

Siempre he tenido en muy alta consideración a aquellas empresas que se implican en acciones concretas en cuanto al respeto del medio ambiente, y admiro todas aquellas iniciativas que nacen con una intención - en esencia- solidaria, respetuosa o comprometida con cualquier causa para bien, aunque con ello se consiga notoriedad gracias a la pericia del departamento de RSC, si la campaña se rige por la integridad, no hay nada que discutir. Lo que ya no me parece tan loable, es la hipócrita maniobra de lanzar una campaña en la cual el departamento de comunicación trabaja de forma frenética, para que la honesta iniciativa tenga su justo impacto mediático, sin dar importancia a si se pone o no en entredicho la profesionalidad de todo un sector como efecto colateral, de su admirable compromiso. Pues si desde Relais & Châteaux han decidido acabar con el problema, extinguir el atún rojo de sus platos para que prolifere en el mar, no deben obviar que han generalizando con su ecológico mensaje, y su sentencia perjudica a aquellas empresas pesqueras que luchan, con más ímpetu que la prestigiosa cadena, por la sostenibilidad del producto. Pues si estoy en lo cierto, y realmente están tan preocupados por la protección del atún rojo (que insisto así parece ser), si tienen un gran interés en la supervivencia de la especie, si en esencia es lo que les motiva, no hace falta lanzar ninguna campaña de comunicación, no hace falta que al día siguiente los medios se hagan eco de la súper noticia, es suficiente con quitar el producto de su carta e informar a sus comensales de su fuerte compromiso con el mar, que seguro que lo entenderán, pues la gente es muy comprensiva hacia las buenas intenciones, siempre y cuando estas sean buenas de verdad. Lo último que necesitan desde el sector pesquero profesional en la dura etapa que están atravesando, sin escatimar en recursos para cumplir con la normativa vigente, ni en esfuerzos contra la lucha de la pesca ilegal, es que no se reconozca su profesionalidad casi comparándolos con la flota ilegal. Quizás agradecerían más una ayuda, uniendo alianzas en esta guerra en busca del verdadero enemigo para garantizar la supervivencia del atún rojo desde que se pesca hasta que se sirve a la mesa.

No se para ustedes señores lectores pero desde mi punto de vista, la responsabilidad social y corporativa de las grandes empresas empieza con su propia responsabilidad en cuanto a lo que dicen , y más si tienen un cierta presencia o protagonismo público; pues del mismo modo que pueden utilizar su reconocimiento para dar impulso a una campaña en la que creen en pro a salvar a medio planeta, si les apetece; también pueden sacudir a la otra mitad con su solidaridad “in crecendo” al ritmo de las notas de prensa. Hay que considerar el cómo y a cuantos implicamos, puesto que por muy justa que sea nuestra causa, hay que mantener la severidad de lo que decimos y proclamamos a los cuatro vientos. Por lo que les recomiendo que lean el reportaje de esta semana y se ilustren en profundidad sobre la situación y el intenso debate que suscita la supervivencia del atún rojo.

Georgia Arnaus
Editora


Suscríbete a Gestión Restaurantes

Una publicación de Horeca Solutions SL
Información Legal | Acerca de Gestión de Restaurantes | Contacto | Contratar publicidad | Sugerencias